Reserva ahora
+593 3 2740 882 / WhatsApp +593 98 895 8486

Corredor del Pastaza: Regalo a la Tierra

En 1996, La Fundación Natura del Ecuador, la entidad ambiental más grande del país, empezó trabajando con fondos monetarios de la fundación World Wildlife Fund - International (WWF) y del gobierno danés para realizar un estudio y desarrollar un plan para promover el crecimiento de los recursos naturales dentro del Parque Nacional del Sangay. Este estudio hizo comprender al grupo que si se dividía el área desprotegida entre el Sangay y Los Llanganates, drenada por el río Pastaza, causaría serios impactos en ambos parques. En otras palabras, el Valle del Río Pastaza podría ser un corredor natural, una importante “zona biológica de dispersión”, conectando a los parques y no, como antes se asumió, una barrera natural para dividir.

Situado entre los parques nacionales del Sangay y Los Llanganates, entre los asientos del Río Verde y Shell, el Corredor del Pastaza comprende un total de 41.517 hectáreas, 5.657 de las cuales están cultivadas. Sesenta por ciento del corredor está localizado en Baños, en la provincia del Tungurahua, y cuarenta por ciento está localizado en Mera, en la provincia del Pastaza.
La investigación, que fue conducida por más de cuatro años, fue llevada a cabo usando protocolos científicos establecidos, índices diseñados y fue implementado por científicos calificados y especialistas incluyendo ecologistas, botánicos, ornitólogos, genetistas y sociólogos. La investigación fue enfocada principalmente dentro de lo biológico, pero estudios extensivos fueron también conducidos dentro de los aspectos sociales del plan.

Algunas de las conclusiones de los estudios, fueron las siguientes:

  • El grupo de mamíferos del área es de lo más diverso, representa 55 de las 101 especies mamíferas conocidas. La más común de las especies es el murciélago Carolina;
  • Veintiún especies de mamíferos presentes en el corredor están considerados como especies en riesgo de extinción;
  • Fueron tomadas muestras de 242 especies de pájaros pertenecientes a 42 familias diferentes de las cuales 5 son endémicas y 3 son amenazadas. El treinta por ciento son consideradas altamente sensibles a un cambio de hábitat;
  • Las Estancias (Río Negro), Madre Tierra (Mera), y Machay están determinadas como las 3 áreas de mayor biodiversidad en el corredor;
  • Estudios genéticos de los “micromamíferos” (incluyendo murciélagos) indican que el río Pastaza no es una barrera mayor para la dispersión de estos animales. Además muchos roedores en ambos parques tienen afinidades genéticas con especies amazónicas del sur (peruanas);

A través de estos estudios el valle del río Pastaza fue determinado como un auténtico corredor y no como una barrera para la dispersión. Además, el corredor demostró tener un nivel más alto de diversidad biológica en algunos grupos de animales que en los mismos parques, lo cual fue un resultado completamente inesperado.
Después de conocer los criterios específicos empleados por World Wildlife Fund para designar cuáles áreas deben ganarse el estatus de “Regalo a la tierra” (uno de los más importante títulos por el cual las personas del área deben poseer la habilidad para desarrollar y manejar apropiadamente todos los programas de protección asociados con este título). El corredor del río Pastaza fue nombrado como “Regalo a la tierra” por World Wildlife Fund.

Una vez otorgado esta posición, cada “Regalo a la Tierra” se convierte como un “Espacio en peligro”, el cual es promovido a través de los sitios web, publicaciones y otros medios de comunicación de la WWF, para solicitar donaciones corporativas o privadas. Estos fondos van directamente a los equipos locales designados para la administración y ejecución de los programas de protección. Ningún dinero es manejado a través de los gobiernos.

Implementación, administración y el éxito final de estos programas dependen de la población local y si es necesario, se puede involucrar al gobierno local (en este caso los municipios de Baños y Mera), particularmente para instituir e imponer nuevas leyes para la protección del medio ambiente.

Como usted podrá imaginarse, la aplicación solicitada por la Fundación Natura para el corredor del río Pastaza, fue aceptada. La notificación de su aceptación fue dada en febrero del 2002. La ceremonia oficial en la que se publicó el título de “Regalo a la Tierra” se dio a conocer en julio del 2002.

El programa de protección de la WWF cuenta con una serie de proyectos determinados con plazos y sistemas progresivos de administración que han sido probados efectivamente en otras áreas del mundo similares a la del corredor del Pastaza. El éxito de estos programas depende de la habilidad, compromiso, cooperación y que la población local se involucre en los mismos, especialmente los habitantes de las áreas designadas. El proceso empieza con la educación vía campañas, seminarios, el establecimiento de centros de información, la creación y aplicación de nuevas leyes y programas de educación y asistencia para ayudar a los granjeros locales a utilizar de una manera adecuada los recursos naturales del área, así como, promover el desarrollo y la conservación de los mismos.

Esto es tal vez el acontecimiento más emocionante que ha sucedido en Baños. Este programa, si es exitoso, puede ser un modelo potencial, o “El Modelo” para el futuro de Ecuador, esto es una pequeña demostración de cuán precioso es el ambiente natural y lo que se puede hacer para preservar y desarrollarlo en una manera no destructiva, la cual será en beneficio de todos.

Suscribirse a nuestro Boletín

Cerrar